15 11 2012

LA GRAN RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS.

 

La responsabilidad es un concepto que se define como aquel valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar y valorar las consecuencias de sus actos, siempre en el plano de lo moral.

La persona responsable es aquella que actúa conscientemente siendo esta la responsable de la causa directa o indirecta de un hecho ocurrido.

En el caso de las empresas, aquellas organizaciones dedicadas a la persecución de fines económicos, para satisfacer la demanda de la población, cubriendo sus necesidades de bienes y servicios, podríamos decir que son las responsables de todos aquellos actos que cometen en la elaboración de ciertas actividades.

Estas actividades que realizan, repercuten en nuestra sociedad, en formas de costes sociales.

Está claro, que no siempre la realización de sus actividades afectan a la sociedad de una manera negativa, en ocasiones estos costes sociales son positivos.

Pero si nos situamos frente a los costes sociales negativos, como la contaminación del aire, residuos en los ríos o ciertos gastos económicos producidos por la empresa, surge la gran pregunta de por qué nosotros, gran parte de los ciudadanos, que no hemos participado en dicha actividad realizada por la empresa, tenemos que padecer estas acciones y convivir con los efectos negativos que provocan.

Si es cierto, que existen organizaciones como la “RSC” (Responsabilidad Social Corporativa) que se preocupan de los efectos sociales y medioambientales provocados por la propia empresa que las realiza, con la finalidad de mejorar su situación. ¿Pero… realmente es suficiente con esto?

De que me sirve a mí como ciudadano, que tras la elaboración de una actividad que trae consigo un coste social negativo, se le imponga a una empresa una multa, que soluciona pagándola, y dejando en nuestra sociedad el efecto negativo.

En mi opinión, por más que les privaticen a las empresas la realización de ciertas actividades, o se les multe y se vean obligadas a pagar una gran suma de dinero, veo muy difícil, que esto solucione el problema que ya han causado con anterioridad en la actividad elaborada.

Con esto contribuimos a que las empresas sigan contaminando, provocando efectos negativos en nuestra sociedad, que solucionan con una cierta suma de dinero, que por cierto, a la mayoría, no le supone ningún esfuerzo. ¿Pero de verdad nos conformamos con dicha suma? ¿Es más importante este dinero que se ven obligadas a pagar, que el grave efecto que han provocado en nuestra sociedad? Esa misma sociedad en la que vivimos, y en la cual antes o después, nos veremos afectados por dichos costes negativos.

 

                                                                                                                         Isabel Fas Martínez

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: