LA BATALLA DE CHERNOBIL TODAVIA NO HA ACABADO

12 05 2011

He de decir que antes de ver este documental, por curiosidad propia, busqué y me informé sobre este desastre nuclear viendo un documental acerca de ello. A parte de hablar y explicar la situación que se produjo, añadieron gran cantidad de testimonios y consecuencias reales, cosa que agradecí ya que era una información que a mi me interesaba y me ayudaba a comprender mejor a toda aquella gente inocente que sufrió las duras consecuencias de dicho desastre. Después de ver el video de “La batalla de Chernobil” me quedé más impactada de lo que me esperaba, al conocer ya el tema, y me sentí impotente. No podía creer lo que mis ojos estaban viendo. No entiendo como los políticos, el gobierno en general, fue capaz de callar semejante desastre solo por intereses propios. Como dejaron de lado la salud y el bienestar de miles y miles de personas que sufrieron y siguen sufriendo las consecuencias. En el momento que se enteraron de la gran explosión que se produjo en el reactor deberían de haber empezado a evacuar a la gente simplemente por la seguridad de todas aquellas personas y haber dicho la verdad desde el primer momento ya que muchos problemas se hubieran evitado. Se estaban enfrentando a un enemigo invisible que no avisaba su llegada. Esas personas que vivían tranquilamente tan cercanas a la central nuclear no se daban cuenta de las secuelas que estaba dejando en ellas la radiación, ya que las atacaba lentamente consumiéndolas poco a poco por dentro en silencio. Después de aquella explosión catastrófica millones de personas tuvieron que ser rápidamente evacuadas y muchas otras tuvieron que implicarse jugándose la vida para salvar la de muchas otras, pero de nuevo con mentiras y más mentiras para manipularlos. Cada minuto que pasaban cerca de la central, cada segundo que respiraban ese aire contaminado les estaba consumiendo sin ellos saberlo. Solo sabían que debían cumplir su deber y era liquidar la radiactividad de la central retirando el grafito situado en el tejado de ésta. Subían allí con una pésima protección y con mentiras a las espaldas que cargaban día tras día y se sometían a radiaciones mortales, mucho mayores de lo que soporta un ser humano. Tal era la fuerza de dicha radiación que hasta las maquinas utilizadas, al cabo de los días, no funcionaban correctamente ya que estaban alteradas y dañadas por la radiactividad. Si ni siquiera las maquinas eran capaces de aguantar, ¿Cómo esperaban que lo hiciéramos lo humanos? Aquello era un lugar destruido, inhabitado, fúnebre.

Cuando acabaron su trabajo parecía que todo estaba bien, pero al cabo de unos años empezaron a sufrir las duras e injustas consecuencias de su exposición a la radiación. Millones y millones de personas con cáncer, que mas tarde acabarían muertas, deformaciones, problemas de salud, ninguno se salvó de aquel terrible desastre, y aquellos que siguieron y siguen vivos sufren parálisis. Todas estas personas, desde entonces, ya no han tenido una vida normal y digna, la mayoría ha muerto y otras vivas tienen marcado a fuego aquel día en sus corazones que les destrozó para siempre. Y lo más triste es que estas personas han caído en el olvido y nadie ha sido capaz de reconocer sus esfuerzos y su sacrificio por salvar muchas vidas. Pero no solo ellos sufrieron las graves consecuencias ya que las secuelas también están y estarán vigentes en todas las generaciones futuras y venideras. Y no solo nosotros nos hemos visto afectados ya que todos aquellos terrenos, todo aquel paisaje jamás podrá ser habitable para ningún ser vivo porque la radiación nunca cesará, ya que tras 25 años sigue presente.

       

Tantas familias destrozadas, tanto sufrimiento, tanta destrucción y todo por el egoísmo y las mentiras de unos pocos, ¿por ellos deben sufrir tantas y tantas personas?, ¿acaso es justo? Ya lo creo que no, pero así es como somos los seres humanos, en vez de ayudarnos los unos a los otros lo que hacemos es destruirnos entre todos por fines pura y desgraciadamente egoístas.

Las lecciones que nos ha dado este devastador desastre ya se están olvidando y no lo podemos permitir, debemos luchar por las generaciones futuras para que no sufran una apocalipsis nuclear como esta. Pensemos en los demás porque todos formamos parte de esta lucha.

Este tipo de energía es muy peligrosa y perjudicial para el ser humano, si no se toman las medidas de protección adecuadas pueden ocurrir grandes catástrofes como la de Chernobil y la de Fukushima. Ya no podemos tener más descuidos, ya hemos tropezado con la misma piedra dos veces y no nos podemos permitir hacerlo una vez más, por lo que tenemos que actuar ya. Creo que las centrales nucleares se deberían de ir quitando poco a poco e ir invirtiendo en otras energías más ecológicas, mirando de forma sostenible y teniendo en cuenta el bienestar de las generaciones futuras. No se trata de volver a la era de piedra como algunos dicen, si no de invertir en aquellas energías que, aunque ahora difícilmente pueden abastecer a un país, lo podrían hacer centrándonos en ellas e invirtiendo como ya he dicho, pero eso es algo complicado ya que todo se mueve por intereses económicos. Está claro que no podemos combatir los problemas causados por las fugas y explosiones de las centrales nucleares pero lo que podemos hacer es prevenirlos y evitarlos y una forma es ir quitando las centrales cuyos años lleguen a su fin y ya no gastar el dinero en construir más si no en investigar y apostar por otras.

 Pero tengo esperanza por que esto se lleve a cabo. El otro día leí una noticia muy interesante y muy positiva sobre las energías renovables. A parte de que no dañan al medio ambiente ni nos perjudican a nosotros posibilitan la reducción de las emisiones de gas del efecto invernadero por lo que se estan estableciendo proyecciones hacia 2050.

Se cree que las energías renovables tales como biomasa, solar, geotérmica, hidráulica, energía marina y eólica cubrirían el 77% de las necesidades energéticas mundiales de aquí a 2050. Aunque actualmente representan menos de 13% del suministro mundial debemos ser optimistas y pensar que se puede conseguir. Es un verdadero desafío tanto técnico como político pero tengo la confianza y la certeza de que poco a poco llegaremos a una forma de vida más saludable y ecológica, no solo para nosotros, si no para la biodiversidad y el medio ambiente.

E.FERNÁNDEZ 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: